sábado, 17 de diciembre de 2016

martes, 29 de noviembre de 2016

Y...

Y te regalan un libro para darte las gracias. 
Y quienes te lo regalan son personas autistas. 
Y uno siente cómo pierde el control sobre sus emociones... 
Gracias Rodrigo, Sergio y Jose Antonio (PAUTA. Psicopedagogía del autismo y trastornos asociados)


sábado, 26 de noviembre de 2016

Festival de Teatro Español en Atenas.

La semana que viene tres de mis obras estarán en el Festival de Teatro Español en Atenas. "La camisa de Lorca" y "Todas se llaman Mónica". Dirigidas por Styl Rodarelis y con la interpretación de Eva Agrafioti. Además se leerá un fragmento de "El filo de las mariposas" (editado por Ediciones Invasoras) y se presentará un volumen con las obras traducidas a griego de todos los autores y autoras que participan. Qué más se puede pedir? Asistir. Pero eso, desgraciadamente, queda fuera de mi alcance... Me quedo con la celebración de las palabras que viajan.




domingo, 6 de noviembre de 2016

El tamaño no importa (Volumen VI)

Ya está disponible el sexto volumen de esta colección de teatro breve juvenil editada por la Asociación de Autores de Teatro; donde podéis encontrar mi pieza "Pequeña mancha roja sobre fondo ocre".



miércoles, 2 de noviembre de 2016

Madre Mar

MADRE MAR
Accésit III Premio de textos de Teatro Breve Carro de Baco 2016
Luis Fernando de Julián.

Oscuro. Gritos de pánico, luces zigzagueantes de linternas y el sonido de un mar que ruge enfurecido, se cuelan en el escenario.
La luz se abre y nos muestra una costa de la isla de Lesbos. El VOLUNTARIO, agitado, entra en escena acompañando a una MUJER migrante hasta una zona próxima a la playa pero segura.

MUJER- (Angustiada.) ¡Mi hijo! ¡Mi hijo! ¡Salva a mi hijo! ¡Sálvale por favor!
VOLUNTARIO- ¡Quédese aquí! ¿Me entiende? ¡Quédese aquí! ¡Estamos haciendo todo lo posible! (Cogiendo una manta y poniéndosela alrededor de los hombros a la mujer.)
MUJER- ¡Mi hijo! ¡Estaba allí! ¡Mi hijo! ¡Sálvale!

El VOLUNTARIO sale rápido de escena. La MUJER se queda envuelta en su llanto. Gritos ahogados, luces de linternas que buscan cuerpos a la deriva y un mar que sigue sin dar tregua. El VOLUNTARIO vuelve a entrar rápido, con un bebé envuelto en una manta entre los brazos.

VOLUNTARIO- (Ofreciéndole el bebé.) ¡Necesito que cuide a este bebé! ¿Me entiende?
MUJER- ¡Mi hijo! ¡Salve a mi hijo!
VOLUNTARIO- Estamos haciendo todo lo posible. Ahora necesito que usted cuide de este bebé. ¿Me está entendiendo? (Pone el bebé en los brazos de la mujer.) ¡Póngaselo cerca de su piel! ¡Dele todo el calor que pueda! ¡Tápelo! ¡Tápelo!

            La MUJER mete el bebé bajo su manta.

VOLUNTARIO- Así. ¡Muy bien!

El VOLUNTARIO vuelve a salir rápido de escena. La MUJER se pone en pie y permanece expectante. Los gritos van desapareciendo, las luces de linternas van apagándose y el rugido del mar se convierte en un monótono e inofensivo oleaje.
La luz de la luna se cuela en escena. Entra el VOLUNTARIO, visiblemente abatido.

VOLUNTARIO- Lo siento. No hemos podido hacer nada más… Usted y el bebé son los únicos… No hemos podido hacer nada más.

            Silencio. La mujer se sienta consternada.

VOLUNTARIO- Vamos, le acompañaré hasta el puesto de socorro. Deme al bebé, tengo que llevarlo a la ambulancia.

            Silencio.

VOLUNTARIO- ¿Me ha escuchado? Deme al bebé.
MUJER- ¿Qué bebé?
VOLUNTARIO- ¿Cómo?

            La mirada firme de la MUJER clava el silencio en la escena.

VOLUNTARIO- …entiendo que no es fácil…pero…tiene que dármelo.
MUJER- No voy a dejar a mi hijo con nadie.
VOLUNTARIO- Ese bebé… no es su hijo.
MUJER- Vino conmigo, en mis brazos. Es mío.
VOLUNTARIO- Pero… Su hijo… se ahogó. Este bebé no es-
MUJER- (Interrumpiéndole.) Ese niño que se ha ahogado… Ahora… su madre es la mar. Ella me lo ha quitado… Pero yo le he arrebatado este.
VOLUNTARIO- Mire, yo…
MUJER- Dime una cosa. ¿Qué sabes de mi país? ¿Qué sabes de nuestra historia? ¿Qué sabes de nuestra cultura? ¿Has pensado cómo le llamarás? ¿Tienes alguna idea de qué vas a contarle, cuando crezca, sobre la memoria de su pueblo? No, no sabes nada. Sólo ves un bebé que tiene frio. Un bebé que tienes que salvar. ¿Verdad? Pero, ¿salvar de quién? ¿De la mar? Ya lo has hecho, y te doy las gracias por ello.
VOLUNTARIO- (Acercándose.) El bebé necesita que le vea un médico. (Intenta arrebatar el bebé de los brazos de la mujer.) Démelo.

            Ambos forcejean.

MUJER- (Se levanta bruscamente.) ¡Apártate!
VOLUNTARIO- ¡Tiene que verlo un médico!
MUJER- (Da dos pasos hacia el agua.) Si te acercas, te juro que me lanzaré al agua con él. Lo apretaré tan fuerte contra mi pecho que no podrás sacarlo. Ni a él ni a mí. Nos hundiremos como se hunden las esperanzas de todos los que no llegan. Llenaremos nuestros pulmones de agua y nos convertiremos en parte de la corriente que arrastra pasaportes, chupetes y vestigios de frustración que no importan a nadie y se han convertido en basura. Prefiero la deriva dentro del agua antes que un rumbo invisible con los pies en la tierra.
VOLUNTARIO- Tiene que tranquilizarse… Deme al bebé, por favor. Un grupo especializado se va a encargar de todo. No les faltará de nada, ni a usted ni al bebé. Pero démelo, por favor. Tenemos que atenderle.
MUJER- ¿Atenderle? Crees que no sé nada. Al otro lado de este mar nos llegan noticias de lo que ocurre con los niños que no llegan acompañados por sus padres. Todos sabemos qué pasa con los niños refugiados que vagan por Europa. ¿Acaso crees que yo no lo sé?

Oscuro. El sonido del mar desaparece. La luz se abre en una escena paralela. Vemos, tal vez entre claroscuros, a un HOMBRE que habla por un teléfono móvil. Frente a él una pequeña mesa auxiliar con un álbum de fotografías.

HOMBRE- Sí, lo tengo delante. Aún no lo he abierto. (Abre el álbum y lo hojea rápidamente.) Poca pesca. (Silencio.) Lo sé. La prensa y las redes sociales no están jodiendo… (Silencio. Abre la primera hoja del álbum.) Tengo mucho trabajo, vamos a liquidar esto. Primera página, al club. (Irá pasando las hojas.) Segunda, también. Tercera… joder qué feo. Mándalo también. Siempre hay clientes con mal gusto. Cuarta… demasiado mayor. Mira a ver cómo tenemos la lista de compradores y le sacas el hígado, los riñones y todo lo demás. Quinta. ¿Qué es eso de la cara? ¿Heridas? (Silencio.) ¿En serio? (Silencio.) ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Qué cabroncete! (Silencio.) Mándalo a la fábrica. Si tiene fuerza para arrancar con su boca dos dedos a un tipo, tiene fuerza para trabajar. No pidas demasiado. No quiero que nos pida que le devolvamos el dinero si no funciona. (Silencio.) Bien. Sexta. Mellizos… Muy guapos. Me gustan. Mándamelos a casa esta noche. Dales algo para que vengan tranquilos, no quiero gritos. Pero no te pases, que el último se ahogaba en su propia baba. (Silencio.) Lo sé, lo sé. Luego vuelve a recogerlos. Dame tres o cuatro horas. (Silencio.) Bien. (Silencio.) Séptima. Nada. ¿Nada? Joder, no hay ni un solo bebé. (Silencio.) Te dije que tengo a dos compradores impacientes. ¿Lo entiendes? ¡Tengo a dos tipos cosiéndome a llamadas todos los días! ¿Sabes lo que significa? ¡Que estamos perdiendo dinero! ¡Crees que van a esperar eternamente? ¡No! ¡Llamarán a otro tío que se lo consiga y nuestro dinero se esfumará! ¡Así que consígueme un puto bebé! ¡Quiero uno aquí antes de mañana! ¡Uno por lo menos! ¡Con sus lloros, sus mocos y su piel áspera de sirio de mierda! ¿Lo entiendes? ¡Tráeme un puto bebé! (Silencio.) ¡Pues apáñatelas! ¡Joder! (Silencio.) Me han dicho que hay mucho caos en la playa. Coge un chaleco y ve allí. Ya sabes cómo hay que hacerlo… Y mantente apartado de los socorristas voluntarios, esos cabrones se dan cuenta de todo... Ni que les pagasen por ello… ¡Ve allí! ¡Ahora! ¡Y no vuelvas hasta que consigas un bebé! ¡Consíguelo! ¡Ya!

Cuelga y golpea colérico la mesa con el teléfono. Oscuro. El sonido del mar se vuelve a colar en el escenario y la luz nos lleva a la playa de la isla de Lesbos.

MUJER- No voy a darte el bebé.
VOLUNTARIO- (Acercándose.) Mire…
MUJER- ¡No te acerques o me tiro al agua con él!
VOLUNTARIO- Está bien, está bien. (Se retira.) Por favor, vamos a calmarnos.
MUJER- ¿Quién puede calmarse cuando se está debatiendo sobre la vida o la muerte?
VOLUNTARIO- Aquí no va a morir nadie. Por favor, vamos a calmarnos.
MUJER- Morir y desaparecer es lo mismo.

            Silencio. El VOLUNTARIO retrocede unos pasos más.

VOLUNTARIO- Voy a colocarme aquí. ¿Le parece bien? Me he retirado bastante… Ahora sólo le pido que  usted se aparte de la orilla y se siente. Por favor…
MUJER- (Sentándose.) Tú nos has salvado. Nos has arrancado de los brazos del mar. Yo te estaré eternamente agradecida y recordaré tu rostro, créeme, lo haré. Cuando este bebé crezca le contaré cómo un desconocido le salvó la vida sin pedir nada a cambio. Sin preguntarle de dónde venía. Sin preguntarle qué venía a hacer aquí ni porqué sus padres decidieron que era mejor jugarse la vida intentando atravesar el océano. Te doy las gracias. Y él también. No voy a pedirte nada más, ya has hecho mucho por nosotros. Sólo… mira hacia otro lado. Sólo permite que él tenga una oportunidad. No te lo estoy pidiendo, tan sólo te indico cuál debería ser tu camino hoy para asegurar el suyo mañana. Tú le has salvado una vez pero no vas a poder acompañarle en el camino que le queda por delante… Yo sí. Déjame que le acompañe. Déjame que le proteja. Déjale tener una madre a la que abrazarse…

            Tenso silencio.

MUJER- Tienes que decidir como un hombre que antes fue un niño. Como un hombre que tuvo una madre que lo cuidó. ¿Qué vas a hacer?
VOLUNTARIO- Yo… no puedo…

            El bebé parece inquietarse. La MUJER le calma.

MUJER- Schsss… Tranquilo, pequeño, tranquilo… Todo va a salir bien…

Largo silencio. La MUJER mantiene la mirada en el VOLUNTARIO mientras acuna el bebé entre sus brazos.

VOLUNTARIO- Yo… Creo que he perdido mi linterna… Tengo que ir a buscarla… Usted vaya acercándose al puesto de socorro… Mis compañeros les atenderán. Dígales que es su hijo… y que los papeles se los ha tragado el mar…

            El VOLUNTARIO da dos pasos para salir de escena.

MUJER- Gracias...


El VOLUNTARIO hace un leve gesto con la mano y sale mientras el oscuro se cierne sobre la escena. El sonido del mar aguanta unos segundos más en escena y acaba desvaneciéndose, para pasar a la conciencia de los espectadores.

viernes, 28 de octubre de 2016

Dramaturgia 16

Ya disponible el tercer tomo de la colección de textos breves de teatro de la compañía Carro de Baco que engloba a los ganadores del premio de textos breves de teatro Carro de Baco 2016; donde se incluye mi pieza "Madre Mar" que recibió el accésit.

Enlace: http://www.lulu.com/shop/ignacio-nieto-and-alba-c%C3%A1mara-and-marcelo-linares-and-luis-fernando-de-juli%C3%A1n/dramaturgia16/paperback/product-22850690.html



jueves, 27 de octubre de 2016

Animación a la lectura en el tranvía de Parla

Aquí os dejo una de mis fotografías que acompaña a un texto de Rafael Toledo, dentro de la campaña de animación a la lectura "Leeeneltren" del tranvía de Parla.


domingo, 9 de octubre de 2016

VI Concurso Internacional de Textos Teatrales Villa de Hecho 2016

Feliz de recibir el premio del VI Concurso Internacional de Textos Teatrales Villa de Hecho por "Todas se llaman Monika". Mi agradecimiento al Ayuntamiento de Hecho y a la Asociación Aragonesa de Escritores. 
En la biblioteca pública Rosario Ustáriz dejo, entre otros, un ejemplar de "El  filo de las mariposas" editado por Ediciones Invasoras.
La foto es de la lectura dramatizada que realizó la compañía Trueque Teatro.


viernes, 30 de septiembre de 2016

Contexto Teatral

Nace Contexto Teatral, un portal donde descubrir la dramaturgia del ahora. OS animo a bucear y encontrar obras así como saber algo más de quienes las escribimos a lo largo y ancho del territorio.
Orgulloso de ser el dramaturgo destacado del mes.
Mucho que encontrar. Pasen y vean (con curiosidad desatada)
Os dejo el enlace a mi perfil: http://www.contextoteatral.es/luisfernandodejulian.html


martes, 16 de agosto de 2016

Reseña de "El filo de las mariposas"

Reseña de "El filo de las mariposas" en revista Pop Up Teatro, por Yolanda García. Aquí os dejo el enlace.

                                    

http://revistapopupteatro.wixsite.com/home/single-post/2016/08/03/El-filo-de-las-mariposas

sábado, 9 de julio de 2016

Extremófilos en PDF gratis

Ya está disponible para leer (gratis en pdf) mi obra "Extremófilos" que recibió el XVII Premio Internacional de Teatro de Autor Domingo Pérez Minik. El enlace da acceso a la publicación en pdf de los premios literarios 2015 de la Universidad de La Laguna; "Extremófilos" está en la página 240 y sucesivas. Espero que disfrutéis de la lectura y de este intento por dar protagonismo y visibilidad a las personas transexuales.

http://www.ull.es/Private/folder/institucional/ull/extension/premios/libroliterario.pdf

jueves, 9 de junio de 2016

Estreno de "El filo de las mariposas"

El próximo viernes 17 de junio se estrena mi obra "El filo de las mariposas" en el Teatro-Auditorio de Cuenca, a las 20:30 h, con dirección de Pilar Martín.


sábado, 4 de junio de 2016

"¿Y tú dónde vives?" (Monólogo breve)

Aquí os ofrezco el monólogo breve "¿Y tú dónde vives?" que participó ayer, viernes 3 de junio 2016, en el XXI maratón de monólogos organizado por la AAT (Asociación de Autores de Teatro) en colaboración con la fundación SGAE. El monólogo se presentó con dirección de Juana Escabias e interpretación de Laura Cepeda.

¿Y tú dónde vives?
LUIS FERNANDO DE JULIÁN

En escena Beatriz, mujer de cuarenta y largos años que vive en la calle entre cajas de cartón despiezado y topos de ciudad hiperactivos. Un joven topo se para ante sus cartones para hacer una fotografía con su cámara réflex. Beatriz le sorprende y se dirige a él.

BEATRIZ- Deberías medir la luz sobre el cartón. Es un cartón nuevo, lo he conseguido hace poco y aún no está suficientemente sucio. Reflecta demasiada luz. Si la mides en la pared de detrás la fotografía te quedará quemada en los cartones. Hazme caso. Yo pondría 125 de velocidad y 11 de diafragma. No pongas el balance de blancos en luz día, esas nubes son muy traicioneras… déjalo en automático para después corregirlo cuando edites. Y por supuesto, no subas más de 200 de ISO. ¿Sabes de qué te estoy hablando verdad? (Pausa.) No sé qué te extraña más, que entienda de fotografía o que sea una mujer joven que vive en la calle. ¿Crees que las personas que vivimos en la calle somos analfabetas? ¿Crees que todas las personas que viven en la calle responden al estereotipo de hombre sesentón aderezado con barba mugrienta y cartón de vino entre las manos? Por tu cara… ¿En serio? No has fotografiado a muchos antes… (Pausa.) ¿Vas a disparar en automático? No te veo enfocar. Ya, sólo una prueba de luz… ¿Ahora vas a tirar las buenas? ¿Quieres que me coloque entre mis cartones? Puedo enterrarme entre ellos, fusionar mi cuerpo con el cartón y dejar tan sólo los pies al descubierto. Sería una foto interesante, aunque nadie se preguntaría realmente lo que deberían preguntarse. ¿Qué? ¿No lo sabes? Déjame que te pregunte algo, ¿para qué haces fotografías de personas que viven en la calle? (Pausa.) Perdona, no quería molestarte siendo tan directa. Supongo que como estamos en mi casa y estás fotografiando mi intimidad... me he sentido con licencia para preguntar lo que quisiera. ¿Sabes qué deberían preguntarse? Las personas… Cuando vean esa fotografía que vamos a hacer en la que sólo asoman mis pies entre los cartones… ¿Qué aspecto tiene el ser que hay debajo? ¿Si está vivo o muerto?... ¡No! ¡Eso ni siquiera llegan a ser preguntas! ¡No pasan del morbo común a los mortales! Estamos hablando de que llegases a encontrar una persona, merecedora de sus tres sílabas y siete letras, entre tanto topo de ciudad hiperactivo. Una per-so-na. ¿Sabes qué se preguntaría? ¿No? (Pausa.) ¿Por qué el ser del que sólo puedo ver sus pies, todavía humanos, ha llegado a esa situación? (Pausa.) Lo mejor es que imprimas la foto y la lleves contigo. En algún momento te cruzarás con una persona de siete letras y tal vez puedas entregársela. Si se formula la pregunta y le duele no obtener la respuesta, sabrás que es la persona elegida y que además la fotografía es buena. ¿Quieres que me coloque hacia este lado o hacia el otro? (Pausa.) ¿No sabes distinguir a los topos de las personas? Tal vez eres más joven de lo que aparentas… en eso mis referencias estás desajustadas… vivir a la intemperie erosiona el aspecto… Yo dejé de mirarme en los espejos retrovisores de los coches antes de completar mi primera semana viviendo en la calle. (Pausa.) Sí, sí soy joven.  ¿Cincuenta y cinco? No, no esa clase de juventud. Cuarenta y siete. Mejor déjalo… Creo que voy a colocarme hacia este lado. Espera, antes de tirar las fotos volvamos a tu clase: cómo distinguir topos de personas. Si no estaré bajo los cartones pensando que si no sabes distinguirlos es porque eres uno de ellos… un topo con una cámara de fotos al cuello… Mira, los topos viven en un mundo con banda sonora continua y ven una poesía edulcorada e incompleta. Cada cierto tiempo se autoengañan haciéndose creer que están en conexión con el mundo que les rodea. Se detienen de forma forzada en mitad de la calle y con ello  pausan su hiperactividad, ingravidez e intrascendencia voluntarias. Levantan la cabeza durante unas décimas de segundo y dirigen sus ojos obturados en dirección a un árbol cualquiera del parque. Entonces distinguen un pajarito que extiende sus alas y toma el sol para calentarse. En ese momento incluso creen que pueden distinguir la primavera abriéndose paso y crujiendo entre las ramas. Esbozan un apunte de sonrisa masturbadora y siguen su camino. ¡Pero ahí no está la poesía ni la conexión! El pajarito en cuestión está extendiendo sus alas para que el calor del sol moleste y haga moverse a los parásitos que le devoran. Sólo cuando se mueven él tiene una posibilidad de atraparlos con su pequeño pico sin hacerse heridas intentando despegarlos de su carne. Eso no lo ven. Como tampoco ven al cabroncete de diez años que apunta con su tirachinas desde la ventana al desprevenido y ocupado pajarito para derribarlo por el simple placer sádico propio de su edad. Los topos sólo creen distinguir pajaritos edulcorados e incompletos… luego siguen su camino. A veces pienso que los arquitectos van a empezar a concentrar toda su creatividad en llenar los dos primeros metros de fachada de pajaritos tomando el sol, porque esos es lo que quieren los topos… y además nadie va a levantar la mirada más alto… (Pausa.) Creo que estoy empezando a divagar… ¿Hacemos la foto? ¿No? ¿Por qué? ¿Sin nadie? No le veo sentido, creo que no formula ninguna pregunta, más bien ofrece una respuesta a dónde vive la gente. Como quieras. (Pausa.) En esa bolsa guardo una lata de atún empezada. Y ese cartón rectangular lo utilizo de almohada. Ese plástico lo tengo porque con el aire se mueve y asusta a los perros, así evito que me orinen encima. (Pausa.) ¿Ya? ¿No vas a hacer fotos desde distintos ángulos? Las has tirado todas de frente. ¿Has hecho enfoque manual? ¿Mediste la luz? ¿Balance de blancos automático? ¿Qué valores has puesto en cámara? ¿Y tú dónde vives? Seguro que en un apartamento con cierto aire bohemio y de artista emergente… Podemos ir a tu casa y tomar un café mientras seguimos charlando. (Pausa.) Oye… que no estoy loca. Sólo quería ver tu casa igual que tú has visto la mía. (Pausa.) Adiós.

            Oscuro final.



lunes, 30 de mayo de 2016

El filo de las mariposas (libro)

Ya están disponibles los tres primeros títulos de Ediciones Invasoras, entre los que se encuentra mi obra "El filo de las mariposas" (Ganadora del II Certamen de textos teatrales Cuenca a escena) 
Aquí os dejo el enlace donde se puede adquirir: https://invasorasblog.wordpress.com/


miércoles, 25 de mayo de 2016

"Los olvidados" en Mucha mierda Radio.

El pasado lunes el equipo de Mucha mierda radio realizó una lectura de mi pieza breve "Los olvidados" y a continuación tuvimos una pequeña entrevista. Aquí dejo el enlace donde se puede escuchar (minuto 23:48 y siguientes)

http://www.ivoox.com/muchamierdaradio-23-05-16-audios-mp3_rf_11655820_1.html


martes, 10 de mayo de 2016

VIDA DE CATRINAS

VIDA DE CATRINAS
Fotografía: Fernando de Julián.
Make-up: Cristina Tolin (Coordinadora), Helena Trabas, Sara Fernández.
ModeloS: Mery Po, Rocío Gómez, Yolanda Paredo, Verónica Ferdinandz, Lara Arjonilla, Silvia Arenas, Lucía Pichirila, Sara María López,  Irene Gómez y Sara Fernández.
Agradecimientos: El quince Studio Tatto, Sur Music, Coldroad y Odio a los Dalton.

Podéis ver más fotos en mi página de facebook: https://www.facebook.com/fernandodejulianfoto/?fref=ts





jueves, 5 de mayo de 2016

"H" en Mucha Mierda Radio

Mi pieza breve "H" en Mucha Mierda Radio (Chiclana). No os la perdáis. 
Se puede escuchar en el enlace, a partir del minuto 31:30. 
El teatro también llega a través de las hondas hertzianas...

https://www.ivoox.com/principe-mota-audios-mp3_rf_11412331_1.html




miércoles, 27 de abril de 2016

"Madre Mar" gana el accésit del III Premio de Textos de Teatro Breve Carro de Baco.




El pasado 25 de abril se dio a conocer el fallo del III Premio de Textos de Teatro Breve Carro de Baco. Contento y agradecido de que mi pieza breve "Madre Mar" haya sido galardonada con el accésit. Reconozco que es una pieza dura, escrita desde la aspereza, con la que he querido abordar la desaparición de los niños refugiados al llegar a Europa. 
Celebro que textos con este perfil crítico y de denuncia, los escriba quien los escriba, consigan hacerse hueco y llegar al público. 
Mis felicitaciones a los organizadores y el resto de premiados. 
Seguiremos cabalgando.

https://premiotextosteatro.wordpress.com/ganadores-2016/



martes, 26 de abril de 2016

Encuentro con alumnos de secundaria

Hoy he estado en el IES Calderón de la Barca, en un encuentro con autores organizado por la AAT. Los alumnos de 3º y 4º de la ESO han preparado unas lecturas dramatizadas de mis obras breves "El Mar de Okkaido" y "Pequeña mancha roja sobre fondo ocre". Ha sido un gustazo verles inmersos en el teatro. Luego, literalmente, me han cosido a preguntas (y yo lo he disfrutado). Gracias a la AAT, los alumnos y especialmente a las profesoras que han preparado la actividad. Espero veros de nuevo.



sábado, 16 de abril de 2016

Homenaje a Man Ray

Homenaje a Man Ray, a modo de versión de una de sus más célebres fotografías.
Fotografía: Fernando de Julián. 
Make Up-Hair: Cristina Tolin. 
Modelo: Rocío Herreros.
Sesión: 15/04/2016



miércoles, 13 de abril de 2016

Entrevista en Acciones Teatrales Radio

Ayer, una tarde divertida y llena de teatro en la entrevista que me ha hecho el equipo de acciones teatrales radio. Ha sido un gustazo que la x tienda a teatro. En el enlace se puede escuchar el programa.

http://audio.urcm.net/archivo/mp3/20160412_acciones_teatrales_eco.mp3



martes, 5 de abril de 2016

LOS OLVIDADOS

LOS OLVIDADOS
LUIS FERNANDO DE JULIÁN

Una sala de espera con una pantalla (no visible) en la que van apareciendo los números de turno. 002 y 003 están sentados, pacientes, con su cuadradito de papel entre las manos esperando a que salga su número en pantalla.
            Suena un timbre que indica el nuevo número en pantalla. Ambos miran.
003- ¿Qué número tienes?
002- El cero, cero, dos. ¿Y tú?
003- Cero, cero, tres.
            Pausa.
003- Perdona, ¿estabas ayer?
002- Ayer, antes de ayer, la semana pasada… A veces pienso que nací aquí. ¿Te imaginas?
003- ¿Qué?
002- Nacer en una sala de espera… Un lugar en el que la única actividad posible es esperar a que toque tu turno. Eso debe marcar el comportamiento para el resto de tu vida… Como un estigma en la palma de la mano…
003- Yo el estigma lo tengo en el culo, que se me está haciendo úlcera en las nalgas de no levantarme de esta silla del infierno.
002- ¿Qué te lo impide?
003- No quiero perder el turno. ¿Y tú?
002- ¿Yo? ¿Qué?
003- ¿Por qué no te levantas y sales a fumar un cigarro, o tomar aire, o cualquier otra cosa?
            002 se levanta y queda inmóvil.
003- ¿Qué pasa?
002- ¿Me llamarás si sale mi número?
003- ¡Por supuesto! Puedes salir tranquila.
002- Gracias.
            002 da un paso y se detiene.
002- ¿Y tú para qué esperas?
003- (Decidido) Pues yo para- (se queda en blanco) Para… Para…
002- ¿Lo has olvidado?
003- Yo… (Mira su papel) Creo que sí… Lo he olvidado… ¿Y tú?
002- Yo para- (Se queda en blanco. Mira su papel y se sienta) También lo he olvidado.
Suena el timbre que indica el nuevo número en pantalla. Ambos se levantan y miran la pantalla.
003- ¿Qué número tienes?
002- Cero, cero, cuatro. ¿Y tú?
003- Cero, cero, cinco. ¿Te imaginas nacer en una sala de espera?
002- ¿Esperar para nacer?
003- O esperar naciendo.
002- O nacer para esperar.
003- Uf… eso sí que es un estigma… Nacer para esperar…
002- Como una persona joven una oportunidad de demostrar lo que sabe hacer…
003- O como una mujer maltratada la resolución de un juez…
002- Como una persona dependiente la puñetera subvención…
003- O como un emigrante un país amigo…
002- Como una persona en paro una llamada para una entrevista de trabajo…
            Pausa.
003- ¿Tú a qué esperas?
002- Lo he olvidado. ¿Y tú?
003- También. ¿Cómo te llamas?
002- Eh…
Suena el timbre que indica el nuevo número en pantalla. Ambos se levantan y miran la pantalla.
003- ¿Qué numero tienes?
002- Cero cuarenta y siete. ¿Y tú?
003- Cero cuarenta y ocho.
002- ¿Te has preguntado quiénes somos?
            003 se tira al suelo.
003- Yo soy una persona que salía de un pub. De uno donde puedo conocer gente a la que también le gustan las personas de su mismo sexo como a mí. Al salir, un grupo de… de… un grupo me ha golpeado hasta que mis dientes se han esparcido por el suelo…
            002 se tira al suelo.
002- Yo soy una persona sin recursos que vive en la calle. El mismo grupo ha orinado sobre mí y después ha quemado mis cosas. Cuando ya no les parecía divertido, han empezado a darme patadas hasta que mi piel se ha fundido con el suelo…
003- Creo que también soy un docente. Uno que al salir del instituto se ha encontrado con un grupo, encabezado por el padre de un chaval al que he suspendido, que le ha dado una paliza hasta que su fe en el ser humano se ha escurrido por el suelo…
002- Creo que también soy… soy… San Olvidado. Mira, ¡hasta tengo los estigmas en las palmas de las manos! ¡Y en la cabeza!
003- Los estigmas no son importantes. ¿Tienes número?
002- Este.
003- A ver…
Suena el timbre que indica el nuevo número en pantalla. Ambos se levantan del suelo y miran la pantalla.
003- ¿Qué número tienes?
002- Cuarenta y seis millones cuatrocientos treinta y nueve mil ochocientos sesenta y cuatro.
            Pausa.
002- ¿Y tú?
003- ¿Yo? (Mira su papel.) Una mueca fúnebre.
Suena el timbre que indica el nuevo número. Ambos se sientan y miran la pantalla.
003- Tengo                 002- Tengo
003- una                     002- un
003- úlcera                  002- estigma
003- en                       002- en
003- el                        002- la
003- puto                    002- puta
003- culo.                   003- alma.
Suena el timbre que indica el nuevo número. 002 se levanta.
002- Fuera está lloviendo, sin embargo la gente parece no mojarse. Tal vez tengan barro en los ojos, tendones donde había piel y un coágulo en mitad del pecho. Dan un paso, tras otro que se deshuesa y así creen que están más cerca de la línea de flotación. Cada cual con su mapa. Cada cual con su territorio. Y una misma úlcera en el interior de todos. Es una forma de vivir. Quien no clava sus uñas resbala en las aceras mojadas y se escurre por una alcantarilla que siempre traga.
            002 se sienta. 003 se levanta.
003- Tengo el cuarenta y seis millones cuatrocientos treinta y nueve mil ochocientos sesenta y tres. No el cuarenta y seis millones cuatrocientos treinta y nueve mil ochocientos sesenta y cinco… No. Tengo el cuarenta y seis millones cuatrocientos treinta y nueve mil ochocientos sesenta y tres.  (Orgulloso dándose golpes en el pecho. Al público.) ¡Yo! ¡No tú! ¡Yo!
Suena el timbre que indica el nuevo número. 002 se levanta rápido y se coloca junto a 003 para ver el número en pantalla.
003- ¿Qué número tienes?
002- (Leyendo en su papel.) Límite de uno partido de X cuando X tiende a infinito.
003- Lo que temía… Los estigmas están apareciendo… Es cero.
Suena el timbre que indica el nuevo número. Sólo 003 mira a la pantalla, 002 tiene la mirada perdida en el horizonte.
003- ¿Qué número tienes?
002- Creo que estamos encerrados en un vórtice espacio-temporal esperando a que nos saquen.
Silencio.
002- Pero nadie acude a sacarnos de aquí y eso nos convierte en olvidados. Olvidados. OL-VI-DA-DOS. ¿Por quién? Por nosotros mismos en primer lugar… y por el resto del universo en segundo… supongo…
003- Ya, ya… Pero, ¿qué número tienes?
002- Ninguno.
003- ¿Ninguno?
002- Me marcho.
003- ¿Te marchas? ¿Por qué?
002 se levanta. Hace una bola con el papel de su turno y la aprieta fuertemente en su mano.
002- No quiero más números. No quiero seguir esperando. No quiero nada. Voy a salir ahí fuera, perderme por las calles saturadas de ceguera y fingir que la lluvia no moja. (Tira su bola de papel al público.) Adiós.
            002 sale decidido. 003 se esfuerza en convencerle pero sin salir tras él.
003- ¡Pero espera! ¡No puedes marcharte ahora! ¿Y…? ¿Y si sale tu número? ¿Eh? ¡Puede salir en cualquier momento! ¿Eh? ¿Me estás escuchando? ¡En cualquier momento!
            Suena el timbre que indica el nuevo número. 003 mira perplejo la pantalla.
003- ¡Tu número! ¡Es tu número! ¡Vuelve! ¡Es tu turno! ¡Vuelve! ¡Corre!
            002 entra, corriendo, de nuevo a la escena y mira la pantalla.
002- ¡Es mi número!
003- ¡El tuyo! ¡El tuyo!
002- ¿Dónde está mi papel?
003- ¿Tu papel? Lo tiraste, ¿no?
002- Sí.
            002 empieza a buscarlo nervioso entre la gente.
002- ¡No lo encuentro! ¡Ayúdame!
003 duda. Mira la pantalla, su número y nuevamente la pantalla. Decide ayudar a 002 y se mete a buscar el papel entre el público.
003- ¿Cómo era?
002- ¿El qué?
003- Tu papel.
002- Con los cuatro colores CMYK y medidas de setenta y cinco centímetros por un metro cincuenta. ¡¡Como el tuyo coño!! Pero hecho una bola de papel.
            Buscan un poco más y de repente 003 lo encuentra.
003- ¡Lo encontré! ¿Es el tuyo?
002- (Acercándose rápido.) ¡Sí es el mío!
003- ¡Pues corre!
003 y 002 corren de nuevo al escenario. Cuando llegan suenan dos timbres consecutivos y un tercero más largo. Los dos se quedan perplejos y bloqueados mirando a la pantalla.
002 y 003- (Leen en pantalla.) No se atienden más números.
            002 y 003 se sientan.
002- Me siento como…
003- ¿Olvidada?
002- Sí.
003- Yo también.

            Oscuro final.



Espacio web

Mi espacio web actualizado:  https://5d5d44343de29.site123.me/