Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

DÍA INTERNACIONAL DE LA FOTOGRAFÍA

Imagen
¡Feliz día internacional de la fotografía!

LA CAMISA DE LORCA

LA CAMISA DE LORCA PREMIO CARRO DE BACO DE TEXTOS TEATRALES BREVES 2014
L. Fernando de Julián
Escena única. Sierra Nevada, Granada. Últimos estertores de una noche de luna llena antes de la madrugada del 18 de agosto de 1936. Dos chicos muy jóvenes, Antonio y Belén, están tumbados al fresco sobre una loma. Esperan algo. Belén es ciega, Antonio le va narrando.
Belén- Cuéntame otra vez cómo son las estrellas... Antonio- Pero si ya te lo he contado mil veces... Además, hoy no hay estrellas. Belén- ¿No hay estrellas? Antonio- No. Belén- ¿Por qué? Antonio- Porque cuando la luna está llena no se ven. Belén- Pero entonces sí están... Antonio- No, no están. Belén- Yo no puedo verte y sin embargo tú estás aquí conmigo ¿no?. Antonio- Lo que tú digas...
Antonio se incorpora y se asoma desde la loma.
Antonio- ¡Ya vienen! Belén- ¿Cuántos traen? Antonio- Cuatro. Belén- ¿Cómo son? Antonio- Parecen señoritos, aunque es difícil distinguirlos. Belén- ¿Qué hay? Antonio- Zapatos, un par de pantalones sucios y, espera... sí,…

27-VETUSTA

Rescato en el blog este relato que publiqué hace un tiempo en la revista literaria el Globo Sonda. Que lo disfrutéis. Con cariño para el grupo de facebook "Mucho más que letras."

27-VETUSTA L. FERNANDO DE JULIÁN
Alejo y Piedad se despertaron a la misma hora, las rigurosas y exactas ocho de la mañana, pero en habitaciones distintas. Más de cuarenta años juntos y ahora tenían que dormir separados. Aquella situación no había llegado por capricho ni por distancias insalvables entre ellos, sino porque las normas de la residencia así lo establecían. Ambos formaban un caso de los denominados “no usual”, lo que también puede entenderse como excepcional. La mayoría de las realidades de los residentes era que, o bien un miembro de la pareja ingresara tras varios años de viudedad y trompazos con la autonomía personal siendo asistido por los servicios sociales de zona,  o bien ingresara porque los familiares habían decidido que la vida en la residencia era lo mejor. Alejo y Piedad eran la…